martes, 24 de junio de 2014

LA BIBLIOTECA






Título.- “Como cocinar las setas”
Autor.- Vincent Allard
Editorial.-  De Vecchi Ediciones,S.A. 2012
Rústica de 19 por 12,5 cm. y 160 páginas


Este pequeño libro sobre la cocina micológica nos presenta 127 recetas cuya base, en general, son las mismas setas silvestres que podemos encontrar habitualmente. El autor es francés y las recetas son francesas.

Tras unas primeras páginas introductorias con fichas resumen de las dos docenas de setas mas comunes, vienen otras muchas con el maridaje adecuado para cada unas de las recetas que ocupan la parte central del libro. En  eso se  diferencia este libro de otros. Y son tres los vinos recomendados para cada receta. Y aquí sale la vena chauvinista del autor, con una abrumadora mayoría de caldos franceses. Como por otra parte no podía se de otra manera. Figuran asimismo una amplia representación de vinos italianos y españoles. Pero también de otros reconocidos y micológicos pagos de Israel, Líbano, Luxemburgo e incluso de Australia, Canadá y Uruguay. Lo que se dice una bodega surtida  y globalizada.

La parte mollar de la obra está dedicada a la coquinaria micológica (de ahí el título del libro) con una materia prima abundante en trufas y psalliotas. Cocina pues francesa. Mucha mantequilla, mucha chalota y poco aceite y poco ajo.


Fuera de concurso proponer desde aquí a la Asociación Micológica el hacerse con una bodega como la recomendada en este libro.

domingo, 15 de junio de 2014

XII Encuentro de la FAMCAL






Estaba anunciado con la debida antelación, y a la vez publicitado suficientemente:el día 14 de junio de 2014, en la Villa de Aranda de Duero, y a  las 10 AM. (hora suficientemente  prudencial) se esperaba a la familia setera en la Plaza Mayor de dicha localidad para hacerles entrega de las consabidas pañoletas y demás obsequios, como así sucedió. Hubo un fallo a criterio del escribidor: LA PAÑOLETA TENIA LOS COLORES DE  LA NARANJA MECANICA DE HOLANDA. LA HERIDA AÚN SUPURABA... Sin más comentarios. Acto seguido, en el salón de los plenos municipales, se nos recibió por parte de su Alcaldesa, y demás autoridades dándonos la bienvenida a su ciudad.



Pasamos al refrigerio mañanero, suficiente y muy abundante, regado con un buen caldo de Ribera del Duero, no en vano, estábamos en la  tierra del Dios Baco. Pero como también hay que cultivar el espíritu, nos dispusimos a visitar, guiados por un buen Cicerone, que para esos menesteres  había puesto a nuestra disposición, el amigo Luis Alberto Parra; y así pudimos visitar dos bodegas  explicadas con muchos pormenores, llegando a la conclusión de  que Aranda está  asentada sobre enormes galerías que son sus bodegas, mejor diríamos fueron, dado que al día de hoy en las mismas, no se elabora vino. Vimos una exposición de Dalí, en la Casa de las Bolas, y se nos explicaron  con mucho detalle las fachadas de  las Iglesias: Santa María la Real, que data del siglo XV con una fachada impresionante del gótico isabelino.




La Iglesia de San Juan Bautista, templo gótico del siglo XIV, hoy museo sacro de la ciudad.
Algunos pudimos visitar por nuestra cuenta la exposición de las Edades del Hombre. Merece la pena visitarlas.
El plumilla, durante hora y media, asistió a la reunión que teníamos convocada para las Asociaciones Micológicas en una de las salas del restaurante Mesón de la Villa, donde a las 15 horas PM pasamos a dar cuenta del menú correspondiente, y doy fe de que no fueron parcos a la hora de servir ni del yantar por parte de los comensales.
Sobre las 17 horas, dimos por concluido el ágape, poniendo rumbo cada mochuelo a su olivo, regresando sin ningún sobresalto.



Se me quedaba en el tintero, de San Jorge acudimos una "aguerrida" representación de 8 mosqueteros, que dejamos en buen lugar  nuestro pabellón.


Hasta la próxima.

domingo, 8 de junio de 2014

Orchidaceae







De un tiempo a esta parte y tal y como se está poniendo el mundo de la micología, los aventureros aficionados a las setas, están entrando a saco en el mundo de las orquídeas. Eso es lo que ocurre en “San Jorge”, donde cada vez son mas los socios que, al comienzo de la primavera, se lanzan al campo a la búsqueda y estudio de estas plantas vistosas,monocotiledóneas, hermafroditras, zigomorfas y trímeras que son las orquídeas. Esperemos que el grupo de orquidiólogos, que a buen seguro se formará, sea más activo que el ya formado de cortinariólogos. Dicho ello sin acritú.





Claro que si es posible conjugar micología y orquidiología, pues mejor que mejor. Y en estos días a mitad de camino de Riocamba, donde se hizo una parada técnica, se fusionaron ambas aficiones.

Y sin son unos cuantos de miles los macromicetos para ver, también son unos cuantos cientos las orquídeas que podemos encontrar en unos pocos de kilómetros a la redonda de León. Y tanto las setas como las orquídeas deparan sus sorpresas.