jueves, 20 de octubre de 2011

Fries, Elias Magnus (1794- 1878)



MICOLOGÍA HISTÓRICA


Rescatamos hoy, una de las biografías de micólogos ilustres que figuran ya en nuestra WEBSITE, que tanta aceptación han tenido y la incorporamos a la etiqueta "Micologia Historica" de nuestro Blog.  

Biografía
En el año1794, en Femsjö, en la zona de Smaland de Suecia, nacía Elias Magnus Fries en la tranquilidad de un pequeño pueblo que contaba a la sazón unos 400 habitantes, mientras en Europa,  la Revolución Francesa en su vorágine de acontecimientos, por un lado abolía por decreto la esclavitud en las colonias, y por otro llegaba a su momento álgido “ el Terror” y descabezaba guillotinados a personajes ilustres como Lavoisier, y a los propios revolucionarios como Dantón, Demulins, Sain-Just o Robespierre, que con  escasos meses de diferencia sucumbieron ese mismo año a su trágico destino. En España, era el momento de recibir y casi en el mismo momento olvidar la siempre poco reconocida, pero no por ello menos extraordinaria expedición  científica de Malaspina.

Educado en  el seno de una familia culta y apasionada por la naturaleza, su padre, pastor de la iglesia local y doctorado en humanidades, estimulaba a su único hijo con salidas frecuentes al campo y la lectura de obras clásicas y del estudio del latín, lengua que se hablaba habitualmente en casa y que Fries aprendió casi antes que su propia lengua materna, el sueco. Hasta los nueve años en que comenzó a acudir a la escuela en Växjö (Condado de Kronoberg), fue su progenitor quien se encargo de manera eficiente de su educación, y  en el colegio pronto destacó por sus conocimiento del mundo de las plantas con flores, pero a la temprana edad de 12 años queda fascinado por la observación de un “Hericium coralloides” y los hongos  -por cierto, muy abundantes en la zona- se convierten en su objeto de estudio y en pocos años, siendo aun un adolescente era capaz de identificar más de 300 especies diferentes, comentan de él sus biógrafos “Fries es un niño prodigio que ya en su temprana  adolescencia, probablemente sabía más acerca de los hongos carnosos que nadie en el mundo, a excepción de Persoon”. Muestra de su precocidad, es la publicación a la edad de 16 años de una pequeña monografía "Flora Femsionensis” especie de catálogo botánico del entorno de su ciudad  natal.
Cursa estudios en la Universidad de Lund donde obtiene el titulo de doctorado en 1814, es allí donde comienza su labor docente  como asistente y después como profesor adjunto de botánica y es en este periodo, cuando desarrolla la mayor parte de su labor sistematizadora del mundo de los hongos con obras como “Observationes mycologicæ” (dos vols., 1815-1818), que culminaría en la publicación de su "Systema mycológicum” (tres vols., 1821-1823), obra fundamental en la historia de la micología, referente y punto de partida de la sistemática micológica (hasta el congreso internacional de micología de 1987 cuando se vuelve a Linneo y a Persoon como primeras referencia en la descripción), también se ocupo de la clasificación de otras criptógamas  en diversos trabajos “Elenchus fungorum” (1828) y “ Lichenographia Europaea” (1830); en el año 1834 se traslada como profesor de economía aplicada a la universidad de Upsala donde a la muerte del prestigioso botánico Wahlenberg  pasara a ocupar su plaza como catedrático de botánica, llego a ser nombrado rector en la universidad de Upsala  y director del jardín Botánico  cargo que ocuparía hasta 1863. Su muerte ocurriría el 8 de febrero de 1878. Durante su brillante carrera universitaria alcanzo gran prestigio tanto nacional como internacional, siendo nombrado entre otros cargos honoríficos, miembro de la Real Academia Sueca en 1847 y  miembro extranjero de la Royal Society de Londres en 1875, otras obras suyas  importantes fueron, Lichenographica europeæ reformata (1831), Novæ symbolæ mycologicæ (1851) Monographia hymonomycetum Sueciæ (dos vols., 1857-1863), Icones selectæ Hymenomycetum (dos vols., 1867-1884).


 Es cierto que con excepción del ya conocido Persoon, la mayoría los botánicos hasta el siglo XVIII  se habían interesado poco por la setas incluido al propio Linneo, que en su  magna “Species plantarum” se limita a describir  solamente 93 especies de hongos  y los  escasos pioneros que habían dedicado sus obras  al tema micológico, lo habían hecho mostrando gran capacidad de observación en sus descripciones y en sus hermosas ilustraciones, pero sin ningún interés sistematizador  del confuso panorama en que se movía el mundo de los hongos, sería el ya conocido Persoon, el primero en intentarlo siguiendo el modelo propuesto por Linneo y posteriormente, nuestro personaje Elias Magnus Fries, quien a sus 27 años realizaría en su "Systema mycologicum” un compendio de todos los conocimientos anteriores sobre los hongos, clasificándolos siguiendo sus propios criterios  derivados de su genio observador, llegando  tras continuas revisiones y correcciones de su obra  a la cantidad de 2770 especies con su correspondiente denominación siguiendo el binomio Linneano. Él, revisó completamente todo el saber micológico hasta su época, integró los sinónimos de especies descritas en varias ocasiones con distintos nombres, utilizó criterios taxonómicos no valorados hasta entonces, como la inserción de las laminas, la consistencia del pie, la silueta general de la seta y fue el primero en intuir genialmente la importancia que tenía en la clasificación el color de la esporada, a pesar de no tener conocimientos de microscopía. Sus obras clarifican  la confusa micología antigua y constituyen el preámbulo de la micología moderna,  que con la inminente aplicación del microscopio completaran las bases de esta disciplina hasta el día de hoy.
  Muchos micólogos en honor de él han dado nombre a multitud de especies y variedades a partir de la raíz de su nombre, siendo multitud los taxones “friesii” o “friesiana”.


  La abreviatura “Fr” sirve, acompañando al nombre del género y la especie,  para designar a este gran micólogo como la autoridad que primero la  describió, solo tenemos que abrir alguna de nuestras guías para darnos cuenta de la ingente labor que realizó, y cuanto le debe la micología  a  ELIAS MAGNUS FRIES. Sirva esta pequeña reseña biográfica como homenaje.

1 comentario:

  1. Es bueno aprender de aquellos que nos enseñaron

    ResponderEliminar